Coks Feenstra

Inicio

Biografía

Libros

Publicaciones

Conferencias

Preguntas y respuestas

Contacto

- Temas -


- Búsqueda -

Busca mediante las palabras claves el tema de tu interés:
Jabones Beltrán

Publicaciones

PREGUNTAS DE PADRES SOBRE EL SUEÑO INFANTIL

PREGUNTAS DE PADRES SOBRE EL SUEÑO INFANTIL

El tema del sueño infantil es el más solicitado en las consultas de pediatras y psicólogos infantiles. Lee aquí los consejos para situaciones muy frecuentes.

NUESTRO BEBÉ DE 5 MESES NO ESTABLECE UN RITMO DE SUEÑO. TODOS LOS DÍAS TRANSCURREN DE UN MODO DIFERENTE, TAMBIÉN PORQUE LE CUESTA DORMIRSE. ¿CÓMO PODEMOS INFLUIR EN ELLO?

A veces los padres están demasiados pendientes de que si el bebé se duerme y no. Y justo por ello le desvelan, a pesar de sus buenas intenciones. Os explico: es bueno mantener una rutina, como la toma, el cambio de pañal, unos mimos y ¡a la cuna! No importa si el bebé esté despierto o no. Lo debéis acostarlo igualmente. El bebé de este modo aprende a dormirse solo. Lo que muchos padres hacen, es esperar a que se duerma para acostarlo, pero mientras tanto él se desvela por sus atenciones, los juegos, sus caricias y palabras. En vez de dormirse, se queda despierto, no siente su cansancio (los juegos de sus papás le estimulan) y cada vez le cuesta más dormirse. Y los padres piensan que deben acunarlo para que se duerma. Los bebés necesitan una rutina y además, necesitan que sus papás se la impongan. Intentad ser más rutinarios en el día a día, observad bien sus señales de sueño (frotarse los ojos, chuparse el pulgar, llorar o tener las orejas enrojecidas) y seguid la secuencia de toma, juegos, pañal limpio y ¡a dormir! Veréis cómo se establecerá una rutina que además, beneficiará su sueño y disminuirá sus llantos.

TENGO UNA NIÑA DE 6 MESES A LA QUE HE ACOSTUMBRADO A DORMIRSE EN BRAZOS ¿CÓMO LE QUITO ESTE HÁBITO?

Empieza a acostarla despierta y siéntate a su lado. Háblale y acaríciale hasta que se duerma. Al cabo de unas noches, cuando ya se duerme sin problemas, sólo debes permanecer a su lado, sin tocarla. Aumenta la distancia entre vosotras y aleja tu silla cada vez más de su cuna. Se trata de que tu hija se acostumbre a la reducción en el contacto físico entre vosotros, por lo que aprenderá a dormirse sola.

MI HIJO, DE 13 MESES LLORA DESCONSOLADAMENTE CUANDO LE ACOSTAMOS. NO QUIERE QUEDARSE SOLO. ÚLTIMAMENTE LO DEJAMOS CON NOSOTROS EN EL SALÓN, DONDE SE QUEDA DORMIDO EN EL SOFÁ. ¿CÓMO PUEDO CAMBIAR ESTE HÁBITO?

El tema del sueño infantil es el más solicitado en las consultas de pediatras y psicólogos infantiles. Lee aquí los consejos para situaciones muy frecuentes.

Tu hijo teme el momento de la separación. Llévale a la cama y después de los rituales, el cuento, etc. le explicas dónde vas a estar. Prométele que volverás a su lado al cabo de 2 minutos. Cumple siempre tu promesa y sigue haciéndolo hasta que consiga dormir. Esto le da la seguridad de que sigas estando en casa y gracias a ella se siente protegido, lo cual le ayuda a superar su miedo. Poco a poco puedes ir alargando los momentos de ir a verlo. Para que este método sirva, debes mostrarte decidida, serena y perseverante.

MI HIJO, 16 MESES, NO PARA EN TODO EL DÍA, PERO AÚN ASÍ NO LOGRA DORMIRSE POR LA NOCHE. LE CUESTA MUCHO CONCILIAR EL SUEÑO. PARECE UN MOTOR QUE NO SABE DETENERSE. ¿CÓMO PUEDO AYUDARLE?

Tu hijo seguramente está sobre-estimulado y no descansa lo suficiente durante el día para poder dormirse por la noche. Introduce una siesta obligatoria durante el día. Si no duerme, por lo menos le servirá para relajarse. Proporciónale unos pocos juguetes durante este descanso. Convierta la siesta en una rutina, en primer lugar porque las rutinas ayudan al niño nervioso a calmarse, pero también porque así es probable que empiece a dormirse. Y procura que las horas antes de acostarle por la noche, transcurran de modo tranquilo: el baño (si éste le relaja), un cuento, el último biberón…..y a la cama. Acuéstale antes de lo normal. Con estas medidas (más calma durante el día, acostarle antes) seguramente se dormirá con más facilidad y por más horas.

MI HIJA, DE 3 AÑOS, EMPEZÓ A DORMIR MAL HACE MEDIO AÑO. COMO SE DESPERTÓ TANTAS VECES POR LA NOCHE, LA DEJAMOS DORMIR EN NUESTRA CAMA, PERO AHORA QUEREMOS VOLVER A LA SITUACIÓN ANTERIOR. ¿CÓMO LO HAREMOS?

Sigue los siguientes pasos: acostúmbrale primero a que duerma en una cama al lado de vosotros. Cuando ya vaya bien y las noches transcurran sin despertares, empieza a llevarle a su cuarto para las siestas. Explícale que dentro de poco dormirá en su cuarto otra vez por las noches, ya que ya es ‘mayorcita’. Prepárala ante este paso, por ejemplo decorando con ella su habitación. El último paso ya es cambiarle definitivamente a su cuarto. No escatimes elogios e incluso puedes dar una pequeña fiesta en familia para celebrar el acontecimiento.

MI HIJA, 3 AÑOS Y MEDIO, TUVO PROBLEMAS PARA QUEDARSE SOLA POR LA NOCHE HACE ALGÚN TIEMPO. UNO DE NOSOTROS SE QUEDÓ CON ELLA HASTA QUE SE DURMIERA. AL CABO DE UN MES CONSEGUIMOS QUE DURMIERA SIN NUESTRA PRESENCIA, PERO AHORA CON EL NACIMIENTO DE SU HERMANITA, VUELVE A TENER EL MISMO PROBLEMA Y RECLAMA NUESTRA PRESENCIA. ¿RECURRIMOS A LA MISMA TÁCTICA?

Sí, como anteriormente le ayudó a superar el miedo, ahora también será eficiente, aunque más difícil de organizarlo para vosotros. Tiene un retroceso en su desarrollo debido al gran cambio en su vida, algo muy normal a su edad. No tardará en dormirse otra vez sin ayuda. Emprende también actividades con ella a solas para combatir los celos.

CONSEJO PARA LOS PADRES DESESPERADOS

¿Hartos ya de las noches interrumpidas? ¿Y todavía sin encontrar la solución? Anotad cómo transcurren las noches, a qué hora se despierta, por qué causa y cómo reaccionáis (si le dais agua, si le sacáis etc.). Así descubriréis un determinado patrón. Ahora es cuestión de cambiarlo: dadle sólo unos sorbitos de agua hasta ninguno, no encender la luz, ni permitirle que salga, etc. Si los dos estáis decididos de cambiar el rumbo y con ganas de mostraros firmes, seguro que tendréis éxito esta vez. ¿Por qué? Vuestro hijo capta intuitivamente vuestra determinación y aceptará las reglas.

ACONSEJABLE:

• Llevar un ritmo estable durante el día en cuanto a comidas, siestas, horas juego, paseos, etc. Evitar que el niño llegue exhausto a la noche, ya que esto dificulta el sueño.

• Tener normas estrictas. El ‘no’ ha de ser no. Le proporciona seguridad, lo que influye positivamente en su sueño, además de reducir el riesgo de que se muestre exigente por la noche. En general los niños que se enfrentan a límites durante el día, suelen dormir mejor que aquellos de padres muy indulgentes y permisivos.

El tema del sueño infantil es el más solicitado en las consultas de pediatras y psicólogos infantiles. Lee aquí los consejos para situaciones muy frecuentes.

• A la hora de acostarle decirle que ya ha llegado el momento en vez de preguntárselo (¿te vienes a la cama?). La hora de la cama la deben imponer los padres en concordancia con la necesidad de sueño del niño.

• Aceptar que los malos sueños y los miedos nocturnos forman parte del desarrollo infantil. Sobre todo los niños sensibles son muy propensos a sufrir trastornos de sueño. Durante la noche asimilan todas sus experiencias y vivencias lo cual les causa un sueño intranquilo. A medida que maduran, su sueño se vuelve más tranquilo y los problemas nocturnos desaparecen.

DESACONSEJABLE

• Probar cada noche otro método. Hay que seguir un solo método durante por lo menos dos semanas con perseverancia y confianza.

• Mandarle a la cama como castigo. La cama debe ser un lugar agradable sin malos recuerdos.

• Acudir a su cuarto irritado y perder los estribos. Esto causa sentimientos de culpabilidad. En este caso es mejor negarlo.

DATOS

• Los trastornos de sueño son más frecuentes en los primogénitos e hijos medianos.

• Dos hermanos que comparten la habitación (entre ellos los gemelos) causan menos problemas por la noche. Su compañía es un factor anti-estresante.

• Los trastornos del sueño es el problema número uno para los padres durante los primeros años. Se calcula que entre un 30 y 40% de los niños tiene estos problemas sin diferencia entre niños y niñas; a partir de los cuatro años este porcentaje decrece hasta menos de un 10%.

• Los despertares nocturnos tienen una causa física: en el sueño infantil predomina el ‘Sueño Activo’, la fase en que soñamos. A mayor edad aumenta el ‘Sueño Tranquilo’, la fase en la que dormimos profundamente. Esto explica que los despertares nocturnos sean un fenómeno normal en el sueño del niño.

                     ------------------------



[ mas artículos sobre Sueño ]

BabyBjörn
Coks Feenstra - Psicóloga Infantil

design by Gissel Enriquez - development by Jeronimo Design