Coks Feenstra

Inicio

Biografía

Libros

Publicaciones

Conferencias

Preguntas y respuestas

Contacto

Subscribe to our mailing list

* indicates required

- Temas -


- Búsqueda -

Busca mediante las palabras claves el tema de tu interés:

Publicaciones

LA SEPARACIÓN TEMPORAL: ¿ES EFECTIVA?

LA SEPARACIÓN TEMPORAL: ¿ES EFECTIVA?

Algunas parejas optan por separarse temporalmente cuando se encuentran atrapadas en luchas sin cuartel. ¿Se trata de una medida que ayuda a conciliar a los cónyuges? O es más bien ¿una manera para enmascarar una decisión de divorcio?

Todas las relaciones sentimentales conocen sus altibajos. Pero en algunas las tensiones se van acumulando y las parejas no hacen más que discutir de modo que su convivencia acaba siendo insoportable. Los ingleses llaman ‘time-out’ al periodo en el que la pareja decide vivir temporalmente separada como una manera para quitarle presión a una situación complicada. A veces esa decisión sirve para solapar una separación ya decidida para no causar un escándalo en la familia o bien para evitarse a sí mismos el sufrimiento que conlleva una separación definitiva. Así lo vivió Paula, de 36 años: ‘Estábamos ya diez años casados cuando nos dimos cuenta que lo nuestro no funcionaba. Nos dolió mucho y decidimos por una separación temporal aun sabiendo que no íbamos a volver. Pero ninguno se atrevió a afrontar esa realidad. Medio año después tomamos la decisión de separarnos legalmente’.
También ocurre a veces que la separación temporal no tiene la misma finalidad para cada uno de la pareja (uno aún alberga esperanzas de volver, el otro ya tiene decidido romper la relación). Lo cuenta Marion, 41 años: ‘Nos dimos un respiro para salir de una mala época que estamos atravesando. Bebimos demasiado y discutimos por todo, sacando siempre los mismos temas. Le propuse la separación temporal; esperaba que así volviéramos a entendernos y fuéramos capaces de escucharnos de verdad. El parecía estar de acuerdo. Los niños se quedaban conmigo, pero visitaban a su padre los fines de semana. A las dos semanas de la separación volvieron desconcertados: papá tenía una novia que se había quedado a dormir. Entendí que para él la separación temporal significaba algo diferente que para mí. Al día siguiente pedí el divorcio’.

APRENDER A COMUNICARSE EFICAZMENTE
No obstante, para otras parejas la decisión de separarse temporalmente les sirve para superar sus problemas. A veces los sentimientos negativos, como rencor, decepción, frustración e impotencia, son tan fuertes y se han acumulado por tanto tiempo, que las parejas no consiguen hablarse normalmente. Están atrapadas en un patrón negativo que cualquier intento de hablar no hace más que echar leña al fuego. Necesitan cierta distancia para volver a ser capaces de comunicarse o bien ¡para aprender a hacerlo! Al separarse ocurre lo que pasa cuando se quita la tapa de un cazo: la temperatura empieza a disminuir. La distancia física y también la soledad son los factores que ayudan a que vean sus problemas con más claridad. La separación temporal les sirve principalmente a las parejas que estén dispuestas a examinar lo que no funciona en su relación.
Susana, 39 años: ‘Decidimos separarnos temporalmente. Teníamos muchas discusiones sobre la educación de nuestros hijos, había problemas en nuestras respectivas familias y pasábamos por dificultades económicas. Pablo se mudó a una casita de verano por tres meses. Habíamos acordado cuándo vendría a casa para ver a los niños y para hablar juntos. Durante la separación redescubrí lo mucho que lo quiero y todo lo que significa para mí nuestra relación. Estaba esperando sus visitas y volví a sentir lo mismo como cuando novios. Me di cuenta que no lo quería perder y que los problemas eran algo aparte que teníamos que solucionar como fuera. Afortunadamente Pablo sintió lo mismo. La separación temporal nos vino bien’.
La terapeuta Cathelina Wijngaarden, directora de una consulta de terapia familiar, corrobora este testimonio: ‘La mayoría de las parejas de nuestra consulta, que deciden un time-out, continúan después con su matrimonio y todas con una mejor perspectiva’.

PONERSE DE ACUERDO
Algunas parejas optan por separarse temporalmente cuando se encuentran atrapadas en luchas sin cuartel. ¿Se trata de una medida que ayuda a conciliar a los cónyuges? O  es más bien ¿una manera para enmascarar una decisión de divorcio? Cuando la pareja se decide por un time-out, debe ponerse de acuerdo sobre determinados puntos prácticos. Para empezar deben hablarse honestamente sobre la finalidad por la que deciden tomarse un respiro (por ejemplo, para analizar lo que va mal, mirar si queda todavía suficiente base para continuar, etc.). También deben llegar a un acuerdo sobre temas como la custodia, las visitas del padre (o de la madre), los encuentros entre la pareja y su frecuencia; quien se ocupa de los asuntos financieros, visitas al pediatra, reuniones del colegio, etc. Algunas parejas optan por no verse apenas o solo para las visitas de los hijos. A otras les gusta verse con regularidad y evaluar su situación. En general es bueno mantener cierta comunicación, pues ayuda a mejorar su relación. No obstante verse a diario socava la utilidad de la medida del time-out y si la pareja decide a los pocos días volver a vivir, sin duda recaen en los mismos patrones de comunicación erróneos de siempre. Algunas parejas deciden durante la separación temporal seguir una terapia familiar. Les ayuda a entenderse mejor a sí mismos y a la pareja y les facilita el romper con patrones de convivencia negativa.

¿HASTA CUÁNDO?
Algunas parejas planean un tiempo fijo entre 3 y 6 meses, otras deciden el plazo según se encuentren anímicamente. Cuando el tiempo fijado ha pasado, la pareja decide si vuelven a vivir juntos o, por el contrario, si piden el divorcio legal. Si deciden a vivir juntos, empieza una fase nueva. La separación marca un ‘antes’ y un después en sus vidas.
Belinda: ‘Sentía ilusión en vivir de nuevo con mi pareja, pero también estaba nerviosa. ¿Seríamos capaces de ser felices juntos? ¿No volveríamos a tener las mismas discusiones de siempre? Lo que descubrí es que el tiempo a solas me ha hecho más fuerte y más independiente. Gracias a ello ahora nuestra relación está más equilibrada. Me sigue costando decirle las cosas, entonces se los escribo en un cuaderno que dejo en un sitio acordado. El mismo lo coge y esto nos va bien. Lo aprendí durante la separación’.
Después de un time-out, las parejas han conseguido un mayor entendimiento y comprensión de su relación; ambos han madurado y esto les facilita vivir en mayor armonía. Lógicamente vuelven a aparecer las dificultades (las de siempre u otras) y ciertas recaídas son normales. Pero ahora disponen de nuevas técnicas para mantener el diálogo abierto. En ello radica la diferencia.


Recomendaciones para una separación temporal eficaz:
. Hablar lo que se pretende conseguir con la separación temporal y qué es lo que se quiere cambiar en la relación.
. La separación temporal debe ser de un periodo de mínimo 6 semanas y máximo 6 meses. Un periodo de mayor duración ya es una separación definitiva.
. Acordar anteriormente los encuentros con la pareja que servirán para hablar de las desavenencias. Cada uno debe atenerse a lo acordado.
. Acordarse lo que está permitido durante la separación temporal: salir o no con otra pareja, irse de vacaciones, etc.

Coks Feenstra, psicóloga



[ mas artículos sobre Divorcio ]

BabyBjörn
Coks Feenstra - Psicóloga Infantil

design by Gissel Enriquez - development by Jeronimo Design